Archivo de la etiqueta: EEUU

El periodismo en los tiempos de Trump

Un texto que me parece muy interesante, no solo por el zoquete ese de la Casa Blanca, sino por el fenómeno de la comunicación y el periodísmo en los tiempos que corren

Trump y el periodismo al que nos lleva

Pascual Serrano
Periodista y autor del libro Medios democráticos. Una revolución pendiente en la comunicación
tomado de Público

El fenómeno Trump no es solo político, es evidente que también está afectando al comportamiento de los medios. En unos tiempos en los que la espectacularidad, lo anecdótico, el mensaje breve y simplista domina la agenda, el presidente estadounidense comienza a marcar pauta en los estilos informativos. Su ya cotidiano formato de tuits diarios se convierten en referencia de culto para los medios. Años pensando los gabinetes de prensa cómo incidir con notas, convocatorias, dosieres, informes y cifras, y resulta que a golpes de 140 caracteres con mensajes descabellados puedes fijar la agenda informativa sobre tu presidencia.

Trump tiene garantizado el seguimiento de su agenda no solo por los medios, sino incluso por el resto de los políticos que buscan marcar distancia aunque en realidad sus políticas no varíen mucho. Así cuando el presidente estadounidense trataba el tema del muro con México apareció Mariano Rajoy para afirmar que “no cree en vetos ni fronteras”. Todos sabemos que España también pide visados a ciudadanos de muchos países o conocemos la situación en que se encuentran Ceuta y Melilla, y sus criticadas concertinas, que no son otra cosa que cuchillas para impedir el acceso de inmigrantes. O lo que dijo Pedro Sánchez ante el titular de Trump pidiendo más gasto militar para “volver a ganar guerras” respondiéndole con un tuit en el que se leía “Sr. Trump, créanme, la manera más segura de ganar guerras no es iniciar ninguna. Deja el mundo en paz. Gracias”. Un mensaje perfectamente válido para Hillary Clinton, Barack Obama o incluso su compañero de partido Javier Solana a cargo de la OTAN, pero solo se le ocurrió para dirigírselo a Trump.

La boutades de Trump provocan rápidos distanciamientos de nuestros políticos con el único objetivo de aparentar que ellos aplican políticas diferentes. Así, mientras un coro político y mediático unánime en Europa critica las amenazas del estadounidense de expulsar emigrantes, ese mismo coro se calla cuando la Comisión Europea insta a los Estados miembros  a expulsar a un millón de migrantes “sin papeles” de la UE. Algo que recordaba Sami Naïr en su texto “Mientras Europa imita a Donald Trump”.

Otro de los elementos que más está rentabilizando Donald Trump es el descrédito de los medios de comunicación en la sociedad. Unos medios que cada vez influyen menos en la conformación de la opinión pública. No es verdad que la prensa module tanto la imagen de un político, quizás lo consigan fuera de sus fronteras, pero no tanto en su propio país. Mientras, gracias a la labor de zapa de los medios españoles, Hugo Chávez era el político peor valorado en nuestro país, en Venezuela arrasaba en cada convocatoria electoral y conseguía más porcentaje de votos que los presidentes europeos. Y mientras, varios años antes, todo Occidente admiraba a Mijaíl Gorbachov como el gran estadista que abría y democratizaba la Unión Soviética, su popularidad estaba por el suelo en su país natal, donde los percibían como el irresponsable que había desmembrado la gran nación soviética.

Con Donald Trump está sucediendo lo mismo, nuestros medios se están quedando en la superficialidad de sus payasadas, sin explicar las razones de su apoyo y qué fibras emotivas y temas sensibles está tocando para lograr el apoyo de los estadounidenses. Algo de esto lo explicaba la profesora de filosofía Nancy Fraser: “la victoria de Trump no es solamente una revuelta contra las finanzas globales. Lo que sus votantes rechazaron no fue el neoliberalismo sin más, sino el neoliberalismo progresista (…) las políticas de Clinton degradaron las condiciones de vida de todo el pueblo trabajador, pero especialmente de los empleados en la producción industrial. Para decirlo sumariamente: Clinton tiene una pesada responsabilidad en el debilitamiento de las uniones sindicales, en el declive de los salarios reales, en el aumento de la precariedad laboral y en el auge de las familias con dos ingresos que vino a substituir al difunto salario familiar”. Como ven, algo demasiado elaborado para el minimalismo de nuestros medios a la hora de tratar a Trump, su política y las razones de su llegada al poder. No es objeto de este texto hacerlo, tranquilos.

Mientras aquí nuestros medios ríen e insinúan que Trump se desliza hacia el abismo electoral, las encuestas de la CNN lo que desvelan es que el  57% de quienes lo vieron en su primer discurso concluyeron con una reacción muy positiva a la intervención. Siete de cada diez dijeron que las propuestas políticas del presidente llevarían al país en la dirección correcta y casi dos tercios afirmaron que Trump tiene las prioridades correctas para el país. No parece que el rechazo que nos presentan nuestros medios sea muy real de lo que está despertando Trump entre los norteamericanos. Según un sondeo de la consultora YouGov y la Universidad del Estado de Pensilvania para el Washington Post, sólo el 3% de los que le votaron en noviembre se arrepienten.  Una encuesta de otra empresa, Morningconsult, revela que las controversias del presidente reducen su apoyo entre los demócratas e independientes, pero la aumentan entre los republicanos. Un ejemplo: cuando declaró a los medios de comunicación “el enemigo del pueblo”, su valoración entre el público en general cayó 15 puntos porcentuales, pero entre sus seguidores subió 31. No es mala estrategia, bajas entre los que ya no eran tus partidarios pero te afianzas entre los que te apoyan.

Y aquí volvemos de nuevo al descrédito de los medios. Un descrédito tan merecido como desastroso para el periodismo y el valor de la verdad. Solo el desprecio ganado a pulso durante tantos años ha provocado que políticamente resulte hasta rentable repudiarlos, algo impensable hace unas décadas. Ahora la Casa Blanca se puede permitir excluir de una conferencia de prensa de su portavoz a varios importantes periódicos y canales televisivos nacionales y extranjeros y obligar a los trabajadores de las cadenas televisivas ABC, NBC, CBS y Fox a acudir sin cámaras al acto sin ningún coste político. Lo señalaba en España la periodista Rosa María Artal: “La prensa está en entredicho. Una crisis mal afrontada y peor resuelta la mantiene en situación de debilidad. Donald Trump, el nuevo presidente de Estados Unidos, ha decidido usar ese estado vulnerable a su favor para avanzar en unos planes realmente temibles”.

De todos modos, no es nueva la estrategia de Trump, hace tiempo que otros políticos ya saben que hacer el payaso resulta más rentable para conseguir que unos medios, ávidos de sensacionalismo, frivolidad e intrascendencia (y unas audiencias, también hay que reconocerlo), dediquen sus contenidos a lo estúpido y obvien las cuestiones problemáticas que al líder le pueden resultar incómodas. Probablemente el pionero fue Silvio Berlusconi, quien lograba en una visita a la tragedia de un terremoto mal gestionado desviar la atención de los medios diciéndole a una médico de emergencias desplazada al lugar “no me importaría ser reanimado por ti”. Sí, los medios ridiculizaron al primer ministro, pero no hablaron de la falta de recursos del rescate ni la ausencia de medidas de prevención. Algo similar logró el primer ministro italiano, a la llegada a Italia de Angela Merkel para un encuentro bilateral. A Silvio Berluconi, con todas las cámaras enfocando, no se le ocurre otra cosa que esconderse detrás de una columna para darle un susto/sorpresa a la alemana. Inmediatamente la noticia era la estupidez y no el motivo del encuentro. Así es como se explica que entre tanto show de Trump haya pasado desapercibida la derogación de las regulaciones que reforzaban los controles sobre Wall Street y los bancos tras la crisis financiera.

La estrategia de dispersión es utilizada ya por muchos políticos y seguida diligentemente por los medios, en unos casos con conciencia clara de colaboración o en otros sencillamente por el nuevo culto a lo trivial. A mediados de marzo las calles de las grandes ciudades brasileñas hervían de manifestaciones, violencia y represión policial en rechazo al presidente Temer. La noticia fue recogida por el diario El País, sin embargo colocó en un posición más destacada otra sobre Brasil y Temer: “Los fantasmas obligan al presidente de Brasil a dejar la residencia presidencial”. En medio de los disturbios, Temer da en una entrevista a la revista brasileña Veja la explicación de por qué abandona la residencia oficial presidencial: “Sentía algo extraño ahí. Desde la primera noche, no pude dormir. La energía no era buena. [Su mujer] Marcela sintió lo mismo. Solo le gustaba a Michelzinho [su hijo, de 10 años], que iba corriendo de un lado para otro. Llegamos a pensar, ¿habrá fantasmas aquí?”.

Como bien señala El País, “desde entonces se ha convertido en la historia brasileña más popular en lo que va de año. Ha aparecido en cientos de medios internacionales, generalmente con un título del estilo El presidente de Brasil se muda de la residencia oficial por miedo a los fantasmas”. La idea del brasileño es perfecta: si vas a protagonizar las portadas por las manifestaciones masivas que piden que dimitas por corrupción, lo mejor es decir que ves fantasmas en el palacio presidencial y que te mudas, los medios -con su connivencia o su mediocridad, según cada caso- se encargarán de tapar el asunto serio y dedicarse al estúpido. Y eso es lo que está sucediendo con Trump. Por ello es portada que el presidente norteamericano se sujeta la corbata con cinta adhesiva. ¿Qué presidente se molestaría en disimular ese sistema si sabe que desplazará a las noticias negativas de su país o las críticas a su gobierno?

Y como última opción, a Trump siempre le quedará el recurso de meterse con los medios. Estos, que se creen el ombligo del mundo, ignorarán cualquier otra noticia relacionada con el presidente para ocuparse de la que ellos son los protagonistas. Y si encima pueden presentarse como sufridas víctimas, mejor.

Como decía el periodista argentino Ezequiel Fernández-Moores, “estamos informados de todo, pero no nos enteramos de nada”. El Roto lo resumió brillantemente en un viñeta: “Lo malo que tiene esta edad de oro de la comunicación y la información es que no hay manera de saber lo que pasa”.

Mi barrio y el “Laboratorio”.

Por: DrC. Carlos M. García Valdés.
Hace unos días en el puesto de viandas de mi cuadra, ante una decisión administrativa que le incomodaba le escuché a un joven negro decir “esto no sucede en el capitalismo”. Evidentemente no sabía lo que estaba diciendo y fue lo que más o menos le contesté, pero también es cierto que después de la visita del Presidente de los Estados Unidos, el término “capitalismo” se escucha más a menudo y desafortunadamente no desde una óptica crítica.

Por supuíndiceesto el muchacho, como otros cubanos no conoce que es el capitalismo.  El Presidente del imperio, sus asesores y los servicios de inteligencia de esa nación comprenden eso, y promueven la confusión en defensa de un sistema desgastado y brutal.
Pero eso es solo una parte del asunto porque en realidad no solo el señor de la White House y sus servidores tratan con sus nuevos medios de subvertir el sistema socio económico y político de Cuba. También hay cubanos, que no por minoría debemos subestimar, están tratando de hacer lo mismo aprovechándose de las oportunidades que brindan las nuevas formas y tecnologías de la comunicación.
Casi todos los días cuando regreso del trabajo veo al joven, que es estudiante y miembro de una familia honrada integrada por trabajadores estatales y no estatales y un jubilado por cierto, muy anciano que si conoció y sufrió en carne propia el capitalismo, Vengo pensando en muchas de esas ideas controvertidas que he leído, y cuando entro en el barrio ya me doy cuenta que algunos de los conceptos  economicistas, “politicistas”, ambiguos, y veleidosos que manejan algunos compatriotas no tienen que ver nada con las costumbres, las necesidades, intereses, sueños y aspiraciones de los habitantes de mi barrio.
Cuando hablo de barrio estoy pensando en el pueblo cubano, por supuesto haciendo abstracción de la multiplicidad de diferencias materiales, sociales, culturales, étnicas, institucionales, etc, que singularizan los muchos terruños de este bello país, porque a nivel de esencialidad y a pequeña escala en mi barrio están representados los diferentes sectores de propiedad, los problemas, las aspiraciones, insatisfacciones y demandas semejantes al cubano promedio.

índicehhh
Mi barrio, la gente, es la realidad, y otra cosas son ciertos proyectos que se cuecen en determinados medíos intelectuales. Por ejemplo entre las últimas joyas de la imaginación torcida está algo así como el programa de una agrupación de intelectuales “Cuba posible” (Laboratorio de Ideas) En su página de Internet se pueden leer varios trabajos, algunos de ellos con algo de sustancia y posibilidades para el franco intercambio de ideas, pero otros francamente deleznables.
Una de estas preseas brota de la pluma o más bien del teclado, (como él dice) del director de esta singular asociación promotora de, “ideas y dinámicas capaces de nutrir la imagen de Casa Cuba” (1)  El texto en particular se titula “No dejemos que arruinen los sueños, las ilusiones y la confianza en nosotros mismos”. Dejemos, entonces a su autor y jefe del Laboratorio de Ideas (Cuba Posible) Roberto Veiga González se presente:
“… tengo muy buenos amigos en Estados Unidos, en América Latina y en Europa, con los que comparto el compromiso por el presente y el futuro de Cuba… poseo una relación muy cordial con Carlos Saladrigas(2)  y con Arturo López-Levy… los más visibles, porque tengo relaciones con mucho otros y… estas redes de amigos están en fase de ampliación y

Carlos Saldrigas

Carlos Saldrigas

consolidación…  Cuba Posible recibe apoyo financiero del extranjero, de las mismas instituciones que colaboran con círculos importantes de la institucionalidad del gobierno cubano… no pretendo ser un opositor político, ni deseo convertir a Cuba Posible en un partido político…aseguro que si en algún momento lo estimara pertinente me opusiera a cualquier gobierno e integrara el partido político que estime oportuno –siempre, sin comprometer a Cuba Posible y a sus colaboradores-, aunque ello fuera ilegal y me trajera graves consecuencias”(3)
Son sus palabras, se podrán imaginar los lectores de este post que con tal “palmarés” el director del “Laboratorio de Ideas”  o “Cuba posible” no va   a granjearse  el afecto ni el respeto de la mayoría del pueblo cubano ni de los intelectuales revolucionarios, que son parte de este, y mucho más si conocen que ha declarado a una agencia de prensa extranjera que el objetivo de la organización de pensamiento y acción que dirige y que el mismo creó es el pluripartidismo y promover el cambio de régimen en Cuba(4).  Simplemente este director no tiene la densidad política ni la moral ciudadana para que los cubanos apoyen un proyecto que supuestamente quiere el bien de los cubanos pero que en esencia es “más de lo mismo” en lo que se refiere a la nueva política del imperialismo.

veiga en miami

Roberto Veiga en Washington con parte del equipo de Cuba Posible

Si no creen en la baja catadura de este señor lean el trabajo mencionado “No dejemos que arruinen los sueños, las ilusiones…” en el que entre otras cosas ataca desproporcionadamente a Iroel Sánchez(5)  y lo amenaza con un léxico nada culto. Pero habida cuenta del autor del texto estoy casi seguro que los “sueños y aspiraciones” que no quiere que arruinen, es decir sus sueños y aspiraciones no son los mismos sueños que los de la gente de mi barrio.
Roberto Veiga debe soñar y aspirar a presidente de la nueva República capitalista o al menos senador o alcalde de alguna región de Cuba que no sea Marianao donde está enclavada mi comunidad, es posible que sueñe con más viajes a los Estados Unidos o a Europa y se preocupe por quien va a financiarlos si WOLA (una ONG estadounidense montada en la misma cuerda de la política de Obama de “derechos humanos, democracia y cambio de régimen) no pudiera volver a financiar la “excursión” de la jefatura de este singular laboratorio, o sueñe con banquetes con suculentos manjares, o como ser más eficaz embaucando a intelectuales para su organización. Así lo imagino, a partir del conocimiento general de su historia.
También supongo que la media, aritmética o socioeconómica, de la gente de mi barrio sueñe con otras cosas: puede ser con alcanzar papas en el puesto, o que rebajen aún más los precios en las TRD y en el mercado estatal liberado, o que le aumentan los salarios y otros ingresos o las dos cosas a la vez (algo difícil) ,  o que se van a cumplir de inmediato  los programas y decisiones del VII Congreso del Partido y que no va a faltar el agua, o sueñen que se resolvieron todos los problemas de la escuela de sus hijos y que no se va a dar ningún caso de dengue o de Zika.
Es posible que los que tenemos que botar la basura a dos cuadras (porque los “merolicos” se robaron el contenedor para hacer productos con el inexcusable pretexto de que no tienen un mercado que les asegure la materia prima) soñemos con que Comunales nos asigne un nuevo contenedor. Solo “supongo” como dice Silvio Rodríguez, pero parado sobre un piso de objetividad y por no estar relacionado con grandes personajes ricos de la fauna contrarrevolucionaria y antipatriótica de Miami como es el caso del mencionado “soñador”. Parafraseando, o más bien parodiando a Marx “soñamos como vivimos y deseamos vivir”.
Este autor comienza el mencionado artículo dibujando una situación en Cuba tenebrosa, rayana en escatológica. Afirma que Cuba vive un momento grave de su existencia, que sufrimos una crisis (que dice que va a explicar pero no lo hace aunque ladinamente utiliza a Fidel Castro y a Raúl Castro para supuestamente probarlo) y que “todos tenemos la obligación de sacar al país de esta crisis y redimensionar el modelo social, económico y político que debe sostener a la República(6).   Bueno, lo primero no se reconoce como él lo plantea y lo segundo es lo que se está haciendo aunque le llámanos “Actualización” que postula la construcción del socialismo sobre la base de nuevos conceptos y acciones. Lo que pasa es que el señor Veiga aspira a otra cosa y con otros métodos.

veiga

El señor Veiga tiene mucho que decir a TV Martí

En el barrio donde se trabaja, se vive y se sueña diferente a como trabaja, vive y sueña esta persona, el problema de la crisis se contempla de otra manera. A pesar de las dificultades materiales y de valores que agobian a la mayoría de los cubanos no creo que sentimiento tremebundo y pesimismo fundamentalista sea el sentimiento que prevalezca entre la gente. He escuchado varias veces a los vecinos hablar en pasado del período especial. Me han dicho “cuando estábamos en período especial”.
En los 90 sí soportamos una crisis económica que impactó no solo la economía sino toda la sociedad y cuyos estragos o consecuencias aún sufrimos los cubanos, pero eso no lo resolvemos transitando hacia el capitalismo en cualquiera de sus modalidades.
Además la situación no es la misma y en la actualidad tenemos más derechos humanos asegurados que en los Estados Unidos y la economía crece en el quinquenio el 2,8 %, que es insuficiente para sostener el desarrollo, pero es superior al de América Latina.
La tasa de desocupación en Cuba, alrededor del 3 % resulta muy inferior a la de los EEUU y el salario medio se incrementó de 448 en 2010 a 688 pesos en 2015 y ese año la tasa de mortalidad infantil fue de solo 4,3 por cada 1000 nacidos vivos, mucho más baja que en los países industrializados que tanto se jactan de tener asegurados los derechos humanos.
El Estado ha erogado varios miles de millones de pesos para subsidiar a personas con bajos ingresos para que mejoren sus condiciones materiales de vida y los bancos estatales han emitido créditos también mil millonarios para estas necesidades y para capital de trabajo del sector privado.
Estos y otras cifras que se pueden añadir contrastan con “la crisis del señor Veiga” y este se atreve a decir que “la responsabilidad de la crisis actual ha sido de casi todos”. No sé si se excluye de la responsabilidad pero parece que en el “casi todos” estamos la mayoría de los cubanos, por supuesto no aparece el bloqueo económico de los EEUU, ni la guerra mediática subversiva, ni la Ley de Ajuste Cubano, la política  de Pies Secos y Pies Mojados y de “paroles” ni las agresiones.
Según la apreciación de este señor tenemos la misma responsabilidad los trabajadores honestos que los deshonestos (los menos pero existen), los que apoyamos el socialismo y los que tratan de minar sus bases sociales e ideológicas, los patriotas y los anexionistas, los que viven de su trabajo y los que viven del financiamiento de organizaciones estatales y civiles de los Estados Unidos. Todos o casi todos con más o menos participación somos responsables de la crisis de Roberto Veiga. ¡Eso sí es democracia!
Sinceramente creo que la responsabilidad de la crisis que usted presupone no hay que buscarla del lado de los trabajadores y sus dirigentes, sino del lado de los que durante más de cincuenta años han agredido al pueblo cubano y los que desde dentro les han apoyado.
En otro post continuaré con este ejercicio intelectual o de ideas, porque el convite a pensar y reflexionar como mejorar nuestra Cuba y añado nuestro socialismo debe ser plural. En eso concuerdo con los estatutos del Laboratorio de ideas (Cuba posible) aunque lo plural para ellos no tenga el mismo significado que para los revolucionarios cubanos.
Esta tarde, si me encuentro con el joven del puesto de viandas, le voy a una dar respuesta mejor, creo que se la debo.
9 de mayo de 2016.

(1) “Quienes somos” de Documento programático  de “Cuba posible. Internet.
(2)Carlos Saladrigas es copresidente del Cuba Study Groupy uno de los promotores más activos de la nueva política de EEUU hacia la Isla implementada por la administración Obama. Estrechamente vinculado a la ultraconservadora Heritage Foundation de Washington y al senador Marco Rubio. Ellos lideran la política más conservadora que obstaculizan las relaciones entre Cuba y EE.UU.

(3)  Roberto Veiga. “No dejemos que arruinen los sueños, las ilusiones y la confianza en nosotros mismos”, publicado  en su blog  Cuba Posible.
(4) “Yo tengo una opinión personal a favor de una Cuba pluripartidista. Nuestro proyecto quiere facilitar esto y contribuir a la serenidad en el proceso.”(…) “Cuba Posible promoverá el “cambio transicional” . Citado por Iroel Sánchez que se refiere a declaraciones de Veiga a Reuters solo publicada en inglés .Iroel Sánchez  El corrimiento “al centro”, again. https://lapupilainsomne.wordpress.com/2016/04/29/

(5)Iroel Sánchez dirige el  blog “La Pupila Insomne “. En sus  artículos defiende el socialismo en Cuba y se opone a los que desde posiciones supuestamente progresistas, democráticas, etc, se oponen al  proyecto de la Revolución Cubana y  a la dirección de su Partido Comunista. Ha criticado con la debida fundamentación fáctica los artículos de Roberto Veiga.

(6) Roberto Veiga “No dejemos que arruinen los sueños, las ilusiones y la confianza en nosotros mismos. En Cuba posible.”

Excelente conferencia de prensa del canciller cubano

Bruno Rodríguez Parrilla.

El Canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla ofrece conferencia de prensa en el Hotel Habana Libre. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Declaraciones de Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, a la prensa nacional e internacional. Sala de Prensa del Hotel Tryp Habana Libre. 17 de marzo de 2016, “Año 58 de la Revolución” (Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

tomado de Cubadebate.cu

Moderador.-  Como hemos informado, el ministro de Relaciones Exteriores, compañero Bruno Rodríguez Parrilla, realizará unas declaraciones a la prensa nacional y extranjera, a propósito de las nuevas medidas anunciadas recientemente por el gobierno de Estados Unidos y de la próxima visita a Cuba del presidente Barack Obama.

Seguidamente responderá algunas preguntas.

Bruno Rodríguez.-   El 15 de marzo, los Departamentos del Tesoro y Comercio de Estados Unidos emitieron nuevas regulaciones que modifican la aplicación de algunos aspectos del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba.

Este es el cuarto anuncio de este tipo que realiza el gobierno norteamericano desde los anuncios del 17 de diciembre de 2014, cuando los presidentes de ambos países dieron a conocer la decisión de restablecer relaciones diplomáticas.

Las medidas anunciadas anteriormente hicieron poca diferencia en la aplicación real del bloqueo y no han funcionado debido al carácter integral y opresivo de éste.

Estamos estudiando el alcance y los efectos prácticos que podrían tener las medidas anunciadas hace 48 horas.  Se puede afirmar, sin dudas, que son medidas positivas,  que marchan en la dirección correcta y cuya profundidad habrá que establecer en los hechos.

Algunas de estas medidas amplían el alcance de las que se habían adoptado antes.   Es el caso, por ejemplo, de la que autoriza ahora los viajes individuales bajo la licencia para intercambios educacionales llamados “pueblo a pueblo”. Hay que recordar que, a pesar de ello, se mantiene la prohibición legal a los ciudadanos estadounidenses de viajar a Cuba.

La amenaza de sanciones penales o administrativas por hacer turismo en Cuba es una prohibición insana, injustificada, que no debería existir.  Únicamente Cuba es un destino prohibido a los ciudadanos estadounidenses.  Al adoptar esta medida, sin embargo, se sigue obligando a los ciudadanos norteamericanos a conservar registro de todos sus gastos y de todas sus actividades, y se les exige, de una manera insólita, que dediquen todo el tiempo de su visita a nuestro país, no a disfrutar el contacto abierto con los cubanos y las maravillas de Cuba, sino, según dice estrictamente la decisión ejecutiva, “a promover la independencia de los cubanos”.

¿Por qué mantener esta absurda prohibición?  ¿Qué pasa con las libertades civiles de los ciudadanos norteamericanos?

Otra medida significativa es la autorización a Cuba del uso del dólar en sus transacciones internacionales.  Atañe, sin duda, a un aspecto significativo del bloqueo.  Sin embargo, para que esta medida sea viable, se requerirán seguramente declaraciones políticas de muy alto nivel del Gobierno de Estados Unidos, se requerirán documentos de alcance jurídico, aclaraciones legales numerosas del Departamento del Tesoro que den seguridad jurídica y política a los bancos a los bancos extranjeros y a los propios bancos estadounidenses.  Los bancos tendrán que entender si, en efecto, esta medida significa que cesa en el futuro próximo la persecución financiera contra Cuba.  Habrá que revertir los efectos intimidatorios acumulados durante décadas, en particular en el último período en el cual se aplicaron sanciones a entidades bancarias internacionales, es decir, extranjeras, de terceros países, por valor de más de 14 000 millones de dólares, por relacionarse de manera totalmente legítima con Cuba.

En los próximos días intentaremos realizar transferencias en dólares con entidades bancarias de terceros países y en los propios Estados Unidos, para verificar si, en efecto, estas transacciones pueden realizarse y si los bancos extranjeros y norteamericanos tienen indicaciones de que pueden realizar estas operaciones con Cuba sin temor a injustas e intimidatorias penalizaciones.  Habría que esperar que en lo adelante no se repitan multas como las aplicadas en las semanas recientes, después de avanzado el proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas y después de anunciadas las medidas anteriores, contra bancos como el alemán Commerzbank y el francés Credit Agricole.

Deseo anunciar que el gobierno cubano ha decidido eliminar el gravamen del 10% que se aplica hoy al dólar norteamericano cuando ingresa en nuestro país.

Debo recordar que dicho gravamen se estableció al uso de dinero en efectivo, en dólares estadounidenses, en el año 2004, como una medida justificada en legítima defensa frente al fortalecimiento insólito, desde aquel momento, de la persecución financiera.

Este gravamen del 10% ha servido para compensar a las instituciones financieras cubanas por los riesgos y costos que ha generado y genera hasta este momento el uso del dólar.

Debo decir que solo después que se compruebe con la banca internacional corresponsal de nuestros bancos la posibilidad de hacer uso del dólar estadounidense en nuestras operaciones, y que estas operaciones estén realizándose con plena normalidad, se hará efectiva la decisión de la eliminación del gravamen.  Mientras haya persecución financiera habrá gravamen, cuando ésta haya cesado en la realidad, en los hechos, el gravamen será eliminado.

Sin embargo, la medida anunciada con relación al uso por parte de Cuba del dólar estadounidense, no significa, lamentablemente en modo alguno, que se hayan normalizado las relaciones bancarias entre Cuba y Estados Unidos, como perfectamente habría podido haberse esperarse en estas circunstancias.

Según las regulaciones del gobierno de Estados Unidos, no se permite que los bancos cubanos tengan cuentas  corresponsales en bancos estadounidenses; es decir, nuestros bancos no podrán tener cuentas corresponsales en los bancos norteamericanos, requisito indispensable para sostener relaciones financieras normales, por lo que necesariamente las operaciones financieras cubanas tendrán que seguir haciéndose a través de terceros, lo cual continuará incrementando los costos operacionales, los trámites asociados y, a partir de la acumulación de terribles penalidades,  efectos disuasorios.

Quisiera preguntar al gobierno de Estados Unidos por qué no se ha dado ahora ese paso, por qué no puede darse, por qué ha sido excluida de estas medidas la autorización a los bancos cubanos de abrir cuentas corresponsales en bancos estadounidenses, en particular, en vísperas de un momento significativo en nuestras relaciones bilaterales, como será la llegada a La Habana del presidente Barack Obama.

Tampoco se ha anunciado ninguna decisión en relación con la posibilidad de que se realicen inversiones norteamericanas en nuestro país, más allá de las ya aprobadas antes, no en este último paquete de medidas, para el sector de las telecomunicaciones con propósitos declaradamente políticos.

Como se señaló en el reciente Editorial del periódico Granma, Cuba ha aceptado el desafío; pero actuaremos en el terreno de las operaciones de telecomunicaciones a partir de las prioridades nacionales de informatización de nuestra sociedad y continuaremos protegiendo la soberanía tecnológica de nuestras redes.

Hemos visto también con decepción que se mantiene la prohibición a las importaciones de productos cubanos en Estados Unidos, incluyendo medicamentos y productos biotecnológicos.  De manera que el limitado comercio bilateral alejado de las normas internacionales de comercio, de la libertad de navegación, de forma discriminatoria, pero que opera hoy de manera limitadísima entre los dos países, sigue siendo estrictamente unidireccional.  No puede haber importación en Estados Unidos de productos ni servicios cubanos.  Solamente se ha modificado una prohibición absurda que impedía a los ciudadanos estadounidenses, incluso, consumir productos o servicios cubanos en terceros países, no ya en Cuba, no ya en Estados Unidos; lo que se ha hecho ahora es autorizar el consumo de esos productos o servicios en algún tercer país.

Si un ciudadano norteamericano visita a Canadá y desea adquirir algún producto cubano, disfrutar de algún tratamiento cubano en Estados Unidos, si deseara llevar consigo una botella del mejor ron añejo que se vende en el mundo o de los mejores habanos, le está impedido hacerlo.

¿Por qué los ciudadanos estadounidenses, en esta circunstancia particular de la relación bilateral, no pueden utilizar las vacunas terapéuticas cubanas contra el cáncer de última generación?

¿Por qué no pueden acceder al tratamiento único cubano para el pie diabético, que ha demostrado una efectividad que no se encuentra en otro producto en el mercado mundial?

Las exportaciones de Estados Unidos a Cuba  continúan siendo limitadas, a pesar de nuestra nueva Ley de Inversiones, de la apertura de la Zona Especial de Desarrollo del Mariel y de las oportunidades que ofrece la economía cubana.

Entre las medidas enunciadas, se ha autorizado la contratación, el pago a ciudadanos cubanos no inmigrantes, es decir, temporalmente en territorio de Estados Unidos. De manera que a partir de ella nuestros artistas reconocidos en la cultura estadounidense, nuestros excelentes deportistas podrían ser contratados.  Sin embargo, se hace de una manera discriminatoria contra los ciudadanos, los artistas, los atletas, las personas de nuestra tierra.

Por ejemplo, los pagos que reciba un artista, o un músico reconocido, o un atleta cubano en algún evento significativo, no podrían satisfacer las leyes de impuestos que existen en nuestro país y colocaría al ciudadano cubano o ciudadana en situación de ilegalidad.  De igual manera se establecen normas ridículas para impedir que un centavo de ese dinero pudiera venir al sector público en Cuba.

Reitero que para que haya relaciones normales en el ámbito del deporte, debe cesar la política que condiciona la contratación de peloteros cubanos para las ligas estadounidenses a que renuncien a su residencia en nuestro país.  Sin embargo, reconozco que es un paso positivo el que se ha dado autorizando dichos pagos.

Ha habido otra medida que también tendrá un efecto positivo, aunque limitado, según se ha anunciado por el Departamento del Tesoro, relativa a la prohibición a barcos que hayan transportado mercancías a Cuba para entrar en puertos estadounidenses en un plazo de 180 días, lo cual obviamente encarece los costos por concepto de fletes. Es decir, un barco que ha transportado alguna mercancía de Estados Unidos a Cuba podría continuar realizando operaciones; estamos hablando de buques estadounidenses.  Es una medida que no beneficia a Cuba, sino que beneficia, y está bien que lo haga, a las navieras estadounidenses.

Ciudadanos y empresas cubanas y de otros países continúan incluidos en una lista arbitraria, conocida como “nacionales especialmente designados”, una lista negra que les impide realizar transacciones con empresas norteamericanas y sus subsidiarias.

Todas estas restricciones habrían podido ser eliminadas ahora o podrían serlo en las próximas semanas o meses mediante decisiones única y estrictamente ejecutivas.

La realidad es que el bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba sigue en vigor después de los anuncios realizados hace 48 horas.  No es solo mi opinión. El secretario del Tesoro de Estados Unidos, el señor Jack Lew, acaba de decir que el bloqueo limita “muy, muy significativamente” el volumen de transacciones entre Cuba y Estados Unidos.

Sus componentes disuasivos y punitivos continúan en vigor.

•    Empresas de Estados Unidos y extranjeras han sido multadas en fecha muy reciente por ofrecer servicios y equipamiento estadounidense a Cuba.

•    A empresas extranjeras que comercializan níquel y ron cubano se les han cancelado líneas de crédito y rechazado sus transferencias bancarias, incluso en monedas distintas al dólar estadounidense.

•    Bancos extranjeros han cerrado las cuentas bancarias en otras monedas de terceros países a personal de la salud cubano que brindan su colaboración en países de África.

•    Subsidiarias de empresas estadounidenses en terceros países niegan cotidianamente hasta este minuto sus servicios a misiones diplomáticas y entidades cubanas radicadas en el extranjero.

El bloqueo es, sigue y seguirá siendo, a menos que se adopten otras decisiones ejecutivas o incluso legislativas, el obstáculo decisivo, el obstáculo más importante para el desarrollo económico de Cuba y causa privaciones a nuestro pueblo.

Por eso, reitero que su eliminación será esencial para avanzar hacia la normalización de las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Cuba.  De la misma forma que la devolución del territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo debe ser restituido a nuestro pueblo para avanzar hacia la normalización.

Altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos han declarado en las últimas horas que el objetivo de las nuevas medidas aprobadas es “empoderar” al pueblo cubano.  El pueblo cubano se empoderó a sí mismo hace décadas.  Algo debe andar mal en la democracia estadounidense si se habla de empoderar a otros pueblos; son los pueblos en los que reside la soberanía y está el poder real en las democracias verdaderas los que empoderan o no a los gobiernos.  Si al Gobierno de Estados Unidos le interesa beneficiar al pueblo de Cuba, ayudar al pueblo de Cuba, como se dice, levante el bloqueo.  Sería mejor ocuparse de empoderar al propio pueblo estadounidense. ¿Por qué no se consulta  a quienes pagan impuestos en Estados Unidos,  las políticas monetarias, las políticas impositivas, las políticas migratorias?  ¿Por qué no se pregunta y se somete a consulta del pueblo estadounidense, a las ciudadanas y ciudadanos norteamericanos, las políticas educacionales, las políticas de empleo, las políticas de salud, las políticas de igual salario por igual trabajo a las mujeres? ¿Por qué Wall Street no transfiere poder a la gente que paga los impuestos?  Nadie podría decir con seriedad que el poder no está en Wall Street, sino en el pueblo estadounidense.

Reconocemos la posición del presidente Barack Obama contra el bloqueo a Cuba y los llamados reiterados que ha hecho al Congreso para levantarlo.  Hemos expresado reconocimiento y aprecio, incluso lo ha hecho el presidente de la República de Cuba Raúl Castro Ruz.

Debo, sin embargo, reconocer que persisten grandes diferencias entre el gobierno de Estados Unidos y el de Cuba en materia de sistemas políticos, democracia, derechos humanos, aplicación e interpretación del Derecho Internacional; grandes diferencias en relación con el concepto de soberanía nacional, profundas diferencias en relación con la preservación de la paz y la seguridad internacionales; grandes diferencias en relación con las guerras imperialistas no convencionales que están provocando oleadas de refugiados en Europa.

Buscamos también una relación distinta a la visión del gobierno norteamericano en sus relaciones con la América Latina y el Caribe.

Tenemos grandes diferencias a partir de nuestra enfática, irrestricta, plena solidaridad con la República Bolivariana de Venezuela y con la unión-cívico militar de su pueblo que encabeza el presidente Nicolás Maduro Moros, y reiteraremos al gobierno de Estados Unidos nuestro reclamo de que aquella Orden Ejecutiva recientemente renovada, que califica a Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional de Estados Unidos, que no tiene justificación, que es arbitraria y agresiva, sea eliminada o abrogada.

Al reconocer los pasos que ha dado el Presidente de Estados Unidos en relación con la modificación de aspectos del bloqueo a Cuba, deseo enfatizar nuestra esperanza de  que el Congreso de Estados Unidos cumpla su deber de actuar según la voluntad de los ciudadanos estadounidenses, incluida la emigración cubana, que reclama de manera ampliamente mayoritaria, igual que el reclamo unánime de la comunidad internacional y prácticamente de todos los sectores de la sociedad estadounidense, que el Congreso levante definitiva y completamente el bloqueo a Cuba.

Quiero enfatizar, en vísperas de esa importante visita, que Cuba se ha involucrado, y continuará haciéndolo, en la construcción de una nueva relación con el gobierno de Estados Unidos en pleno ejercicio de su soberanía y apegada a sus ideales de justicia social y solidaridad.

En nuestra relación con Estados Unidos no está, de ninguna manera, en la mesa de negociaciones la realización de cambios internos en Cuba, que son y serán de la exclusiva soberanía de nuestro pueblo.

Nadie podría pretender que para avanzar hacia la normalización de relaciones entre ambos países, Cuba tenga que renunciar a uno solo de sus principios, ni a su política exterior profundamente, históricamente comprometida con las causas justas en el mundo y con la defensa de la autodeterminación de los pueblos.

En los próximos días nuestro pueblo, nuestro gobierno, recibiremos al Presidente de Estados Unidos Barack Obama con la hospitalidad que distingue a Cuba, y con el respeto y consideración que merece en su condición de Jefe de Estado.

Ese es el sentimiento, esa es la voluntad del pueblo cubano.

Durante su estancia en Cuba el presidente de Estados Unidos realizará un paseo por La Habana Vieja el domingo 20, visitará la Catedral de La Habana.  El lunes 21 será el día del ceremonial diplomático, protocolar.  Esperamos que el Presidente de Estados Unidos rinda homenaje al Héroe Nacional José Martí, que tanto encarna los sentimientos de nuestros pueblos y nuestra interpretación de nuestro destino.

Tendrá conversaciones oficiales con el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Raúl Castro Ruz.  Ambos presidentes realizarán una declaración a la prensa.

Habrá también un evento de naturaleza empresarial al que concurrirán los empresarios, cooperativistas, cuentapropistas cubanos y los norteamericanos.

El día 22 tendrá el presidente Obama un encuentro con nuestro pueblo, con nuestra amplia, diversa sociedad civil.  En el Gran Teatro “Alicia Alonso” hará un discurso y tendrá la oportunidad de conocer nuestra realidad, a nuestro pueblo, a nuestra juventud, de profundas convicciones probadas en muchas dificultades.

El presidente Obama tendrá la oportunidad de dirigirse directamente al pueblo cubano. Como ha sido el caso de otras visitas de dignatarios extranjeros, su comparecencia será televisada en vivo por la televisión cubana.  Todos podrán ver su discurso y cada quien podrá formarse su propia opinión sobre lo que diga.

Esperamos que en esos días el presidente Obama conozca mejor a nuestro país e interactúe con las organizaciones de nuestra sociedad civil, más de 2 000 de ellas, que participan en todos los ámbitos de la vida nacional.

El mandatario estadounidense podrá apreciar una nación enfrascada en su desarrollo económico y social, en el mejoramiento del bienestar y la garantía de la completa dignidad de sus ciudadanos, de un pueblo que disfruta de derechos y que puede exhibir logros que infortunadamente constituyen una quimera para muchos habitantes del planeta, a pesar de ser un país bloqueado y subdesarrollado.

La visita del presidente Obama  -y concluyo así- también será una ocasión importante para identificar nuevos pasos que pudieran darse en los próximos meses como contribución al proceso de mejoría de las relaciones bilaterales, sobre bases de respeto y de igualdad recíprocas, en beneficio de ambos países y pueblos.

Muchas gracias.

Preguntas y respuestas en la conferencia de prensa

Moderador.-  Pasamos a las preguntas.  Andrea.

Andrea Rodríguez (AP).-  Buenas tardes.

Señor, como usted mencionó, han sido cuatro paquetes de medidas los anunciados sucesivamente por el presidente Obama.  Usted ha hecho un análisis de este último, muy exhaustivo, y también ha mencionado que Cuba piensa eliminar el 10% del circulante del papel moneda estadounidense si esto finalmente funciona; pero me gustaría saber en esta dirección dos cosas:

La primera es si Cuba se prepara para algún otro tipo de paquete de medidas, no las estadounidenses, sino Cuba hacia Estados Unidos, que permita, por ejemplo, a emprendedores comprar cosas allá y traerlas, o a los peloteros y gente de la  cultura que usted mencionó, contratarse, o a las propias empresas estadounidenses incrementar su comercio con Estados Unidos.

Y en otra dirección, si esto es todo lo que vamos a ver, o sea, lo del 10% que usted mencionó, de parte de Cuba ante la visita de Estados Unidos, o piensa que va a haber otro tipo de temas en discusión desde Cuba hacia Estados Unidos.

Gracias.

Bruno Rodríguez.-  Sí.

No sé si Andrea pudiera mencionar alguna medida discriminatoria o restrictiva que Cuba aplique a Estados Unidos y que pudiera ser modificada.  No existe.  Cuba no discrimina a las empresas estadounidenses, da la bienvenida a los turistas estadounidenses, desea profundizar los vínculos culturales, deportivos, académicos, científicos, no los restringe de ninguna manera; tiene una política migratoria totalmente abierta, que permite a los ciudadanos cubanos, siempre que reciban visa estadounidense, visitar ese país o, incluso, residir allí.

Nosotros pasamos nuestro gran paquete de medidas en 1959.  En este período hemos estado realizando de manera permanente, hasta este minuto, las transformaciones que demanda la sociedad cubana.

Cuba es un país en permanente cambio, en permanente transformación.  ¿Hacia dónde cambia?  Hacia una economía más competitiva, más productiva; hacia políticas sociales cada vez más justas, que alcancen de manera universal a todas y todos los cubanos y que, al mismo tiempo, cuenten con mayor sostenibilidad económica.

Cuba acaba de hacer cambios importantes en materia de su política de inversión extranjera.  Acaba de abrir, por primera vez en su historia, una zona especial de desarrollo con incentivos especiales para la empresa extranjera.

En el año 2011 Cuba adoptó un nuevo programa de medidas económicas y sociales que llamamos Lineamientos de Política Económica y Social, que fue adoptado como Ley después por nuestro Parlamento, y que el venidero Congreso del Partido Comunista de Cuba evaluará  su ejecución y ajustará también.  Claramente, introducirá ajustes, cambios para ajustar aquel programa, que es nuestro programa, al desarrollo, a la ejecución de las medidas entonces decididas que, en general, marcha bien; pero que requiere, evidentemente, ser vista a partir de la experiencia de los cuatro años transcurridos.

De manera que puedo decir que Cuba es una sociedad cambiante y nuestro pueblo se propone cambiar todo lo que deba ser cambiado, para lograr que el socialismo cubano sea cada vez más justo, que nuestras políticas sociales sean cada vez más inclusivas para asegurar plena garantía de los derechos políticos y civiles, y también de los derechos económicos, sociales y culturales a todas nuestras ciudadanas y ciudadanos, garantizar a nuestros niños un futuro de felicidad y construir una economía fuerte que garantice prosperidad, bienestar, justicia y dignidad a los cubanos.

Sergio Gómez (Granma).-  Ministro, ¿qué impacto podría tener en el fenómeno de la migración ilegal cubana las medidas orientadas a la posibilidad de recibir salarios o compensaciones en caso de que un ciudadano cubano tenga la visa correspondiente y la posibilidad de que algún tipo de empresa norteamericana contrate a ciudadanos cubanos, si bien se mantienen en pie las leyes y las políticas que promueven esa migración ilegal? En ese mismo sentido, si hay algún tipo de diálogo o conversación con la parte estadounidense para ampliar el régimen de otorgamiento de visas de no inmigrantes que son las que permitirían este tipo de intercambio.

Bruno Rodríguez.-  Como señalé, esa es una medida que se ha anunciado hace apenas 48 horas.  Estamos estudiándola, seguramente requerirá intercambios entre las autoridades reguladoras de ambos países.

Cuba tiene una política migratoria totalmente abierta y normal, Estados Unidos aplica medidas migratorias en relación con Cuba de carácter selectivo y políticamente motivado, que constituyen un aliento a la emigración ilegal, insegura y desordenada y que afectan las relaciones migratorias normales.

A mí me parece que al reconocer que un renombrado artista cubano o un deportista cubano conocido mundialmente pueda actuar o competir en Estados Unidos y recibir pagos, es una medida de la más elemental justicia.  Se ha eliminado una medida totalmente selectiva, discriminatoria, políticamente motivada, que llevaba un aspecto de la aplicación del bloqueo, aunque quedan muchísimos otros, a la vida individual, a los derechos de las personas.  Sin embargo, el hecho de que se continuará discriminando al artista cubano, al deportista cubano, al trabajador cubano en Estados Unidos por el hecho de prohibirle cumplir las leyes de su país en materia impositiva o establecer restricciones que no se establecen para ningún trabajador, ni ninguna persona de ninguna otra parte del planeta que trabaje en Estados Unidos, continúa siendo un obstáculo y demuestra que las políticas siguen siendo discriminatorias, selectivas y políticamente motivada.

Patrick Oppmann (CNN).-  Sobre el discurso que el Presidente va a dar en el Gran Teatro, ¿ya el gobierno cubano sabe lo que va a decir?  ¿De alguna forma tiene que aprobar el gobierno el discurso que va a hacer el presidente Obama?  ¿Qué pasa si él critica al gobierno cubano, como ha hecho en otros momentos?  ¿Responderán durante la visita?  ¿Y cuál es el mensaje que él debe traer?  ¿Cuál es el mensaje que quiere escuchar el pueblo cubano del presidente Obama?

Bruno Rodríguez.-  Bueno, el presidente Barack Obama tendrá que llegar a La Habana, cumplir su programa del domingo, llegar el lunes al Gran Teatro y hacer su discurso.  Allí nos enteraremos.  Lo escucharemos con profunda atención y respeto, como merece un jefe de Estado.  Seguramente se expresarán algunas diferencias, que escucharemos nosotros también con todo respeto sin renunciar a nuestras convicciones.

Es una buena pregunta que podría hacer usted a la avanzada de la delegación presidencial que se encuentra en La Habana.  Yo podré comentarle sobre el discurso después que lo escuche.

Rosa M. Elizalde (Cubadebate).-  Buenas tardes, Ministro.

Quisiera saber si tenemos detalles de qué actividades de prensa va a tener el presidente Barack Obama acá.

Y otra pregunta, si me permite.  He escuchado rumores de que Obama va a participar o hará un programa de humor político en la isla, ¿es eso cierto?

Bruno Rodríguez.-  No lo sé.  El presidente Obama, como es habitual en las visitas presidenciales, seguramente recibirá una gran cobertura de ustedes, es decir, de la prensa estadounidense, de la prensa internacional y de la prensa cubana, y las autoridades de nuestro país cumplirán con su deber de asegurar las mejores condiciones para que ustedes puedan hacer su trabajo.

Está previsto que los dos presidentes, al concluir sus conversaciones oficiales, realicen declaraciones ante la prensa.  Seguramente habrá otras actividades de prensa a lo largo del programa.

Conozco, por experiencia propia, que muchos ciudadanos estadounidenses se informan sobre la realidad política en su país y en el mundo a través de programas de humor político, de comedia política.  Francamente no lo sé; pero estoy seguro de que hay humoristas cubanos, de excelente calidad, que estarían interesados en interactuar con el Presidente de Estados Unidos.  Conozco, he visto ya excelentes programas que tratan, con fino humor y sentido político, el estado y la evolución de las relaciones bilaterales, y he oído excelentes chistes sobre las relaciones entre Josefina y la señora Roberta Jacobson; pero no lo sé, habrá que preguntarle a la delegación estadounidense, o esperar a que ocurra para, de ocurrir, reírnos todos juntos.

Muchas gracias.

Moderador.-  Bueno, de esta forma, luego de la comparecencia de nuestro Ministro, dejamos formalmente inaugurada la Sala de Prensa del Hotel Tryp Habana Libre para la visita del presidente Obama a Cuba.

Muchas gracia

Obama recibe al Embajador cubano en Washington

Ya tenemos embajador en Washington, el de EEUU no ha llegado a la Habana.


Washington, DC, 17 de septiembre de 2015. En horas de la tarde de hoy, José Ramón Cabañas Rodríguez hizo entrega al presidente Barack Obama, de las Cartas Credenciales como Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República de Cuba ante los Estados Unidos de América.
La ceremonia oficial tuvo lugar en la Oficina Oval de la Casa Blanca, en una jornada en la que el mandatario estadounidense recibió a dieciséis nuevos embajadores acreditados en Washington.
Durante el encuentro sostenido el Presidente de los Estados Unidos y el Embajador cubano intercambiaron sobre el estado de las relaciones bilaterales.
Las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos, que fueron interrumpidas en 1961, se restablecieron el 20 de julio del 2015.
La acreditación del Embajador de Cuba ante los Estados Unidos es otro paso del proceso hacia la normalización de las relaciones entre ambos países.
tomado de: Embajada de Cuba en EEUU

Cuba EEUU, Palabras que parecen humo en los ojos

El estado actual de las relaciones Cuba EEUU se parece mucho a un juego de ajedrez o mejor a un laberinto en el cual uno se puede perder fácilmente. Solo basta echar una mirada las noticias de este 11 de septiembre, otro 11 de septiembre.
Josefina Vidal en conferencia de prensa esta tarde en la Cancillería. Foto: CubaMinrex

La directora de EEUU de la cancillería cubana Josefína Vidal anunció al término de la reunión bilateral con sus similares norteamericanos que:“Logramos definir una agenda que comenzará a ejecutarse a partir de la próxima semana”, aseguró Josefina Vidal, directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, en diálogo con periodistas al concluir la primera reunión de la comisión bilateral Cuba-Estados Unidos, este viernes”.(Cubadebate)
Más adelante aseguró que el encuentro transcurrió “en un clima profesional y constructivo y que logramos definir una agenda de temas en la cual nos vamos a centrar a partir de ahora”, dijo la diplomática cubana, y añadió: “Tenemos mucho trabajo a partir de la semana que viene”.

Bien, todo parece marchar sobre ruedas en post de la normalización de las relaciones, un camino arduo, lento pero sobre el que se anda.

Nada más leer este despacho aparece otro que suena raro en las actuales circunstancias: “El presidente de EE.UU., Barack Obama, renovó este viernes por un año más la llamada Ley de Comercio con el Enemigo, un estatuto de 1917 que sustenta el bloqueo económico impuesto a Cuba” (Cubadebate).

Vuelvo a leer, reviso la fecha, será una noticia del año pasado. Pues no, es de este mismo viernes. Pero ¿Obama no es el que dice que el bloqueo debe desaparecer, que no tiene sentido? Entonces como es que se apea con semejante decisión.
La información apunta: La “renovación” de la Ley de Comercio con el Enemigo “maximiza la flexibilidad del presidente para administrar el embargo a Cuba y autorizar determinadas transacciones”, precisó a EFE el alto funcionario en su declaración. A continuación, agregó que esa flexibilidad “es fundamental” para “el compromiso” del Gobierno de Obama de ayudar al pueblo cubano “a determinar libremente su propio futuro”. 

Definitivamente me perdí algo de la historia. Así que Obama firma la ley de la cual Cuba es la única afectada para tener “flexibilidad” para administrar el “embargo” No sería mejor levantar de una vez y por todas el bloqueo. Se sabe que el presidente no lo puede hacer, el Congreso es quien tiene que decidir, pero ¿ya Obama hizo todo lo que está en sus manos para aflojar la cuerda que tensan sobre Cuba hace más de cincuenta años?

El detalle “del compromiso de Obama para ayudar al pueblo cubano a determinar libremente su propio destino”. Se puede comprender si se leen las informaciones siguientes.

“La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) anunció hoy que está buscando administradores para ejecutar sus programas de Cuba. Los sueldos van desde $ 90.823 a $ 139.523 por año. Los anuncios de trabajo – aquí y aquí – no dicen cuántas personas van a ser contratados, pero describen una necesidad de “múltiples” gerentes. La experiencia en las áreas de promoción de la democracia, los derechos humanos, el desarrollo de la sociedad civil, el desarrollo comunitario y programas para la juventud, se prefiere”. (Along the Malecon)

Contratando mercenarios a la cara, como si fuera un trabajo normal, así.  Necesitamos traductores o algo por el estilo. Además ahora tienen una embajada con todas las de
la ley para sostener el asunto, suficientes valijas diplomáticas para entrar material para la subversión. A lo mejor hay quien piensa que yo soy extremista que no acepto los cambios. Por supuesto que estos cambios no se pueden aceptar,a l menos así, porque no se trata de cambios de ideas, se trata de cambios para asegurar el golpe suave, la implosión del sistema cubano, la guerra al estilo de Gene Sharpe.

Que el dinero para la industria de la contrarrevolución sigue fluyendo sin detenerse lo podemos comprobar con otra información fresquecita: “Grupos contrarrevolucionarios radicados en el exterior continúan orientado a sus grupúsculos dentro de Cuba con respecto a la ocupación de centros eclesiásticos con vistas a deslucir la venidera visita del Papa Francisco I. Para ello, han usado, dentro de varias de ellos, al llamado Partido Republicano de Cuba (PRC), con “experiencia” en estos shows mediáticos y provocaciones en ocasión de la visita del anterior pontífice Benedicto XVI en el año 2012”.
“Resulta paradójico que estos planes desestabilizadores impulsados por la FNCA corran a cargo de los fondos otorgados por la propia administración Obama”.
“En el caso particular del citado Antonio Costa Labrador, el mismo funge como directivo de la dudosa Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FDHC) –adscrita a la FNCA-, quien entregó a mercenarios del PRC un cheque cuyo monto asciende a los 5,000 USD para la realización de provocaciones en cinco iglesias cubanas en diferentes partes del país. Dichos fondos fueron entregados a Jorge Luis Pérez (Antúnez), elegido como organizador sobre el terreno de las acciones concebidas en el Proyecto Septiembre. También hemos podido comprobar que Ibrahim Bosch ha enviado dinero a Adel López mediante la Western Union y otras vías seguras. Los mercenarios participantes en acciones como las ya citadas tomas ilegales de iglesias tienen planeado recibir entre 200 y 300 CUC (moneda libremente convertible)”.(Descubriendo Verdades)

Entonces, ¿de qué vecindad hablaba Kerry en la Habana? ¿Cuál el sentido de las conversaciones si los objetivos del gobierno de EEUU siguen siendo los mismos? La jefa de la delegación cubana a las conversaciones reconoce que“ambos países se han propuesto “una agenda objetiva, de cosas en las que podemos empezar a trabajar de inmediato y ofrecer resultados. (Queremos) alcanzar determinadas metas, pero siempre dejando claro que hay muchos otros temas que pueden surgir sobre la marcha. Esta es una agenda para comenzar”. Bien pues una de esos asuntos objetivos de los que hay que hablar es esa actitud de doble rasero, por un lado conversaciones y por el otro agresión solapada y mercenarismo.

Siempre supimos que este camino no es fácil, lo comento para aquellos entusiastas que se creían que con las banderitas ya se terminaba la agresión. En los próximos meses estaremos nuevamente en la ONU condenando el Bloqueo, sería bueno saber cuál será la votación del gobierno de Obama. Por otro lado, los EEUU, sus gobernantes, saben de sobra que los llamados luchadores por la democracia en Cuba no son otra cosa que mercenarios y vividores que se sostienen con el dinero de contribuyente norteamericano. Cese el financiamiento a esas bandas y verán cómo se les acaba el patriotismo. Cuando eso ocurra, tal vez comience a creer en las palabras del ejecutivo gringo; mientras tanto toda esa palabrería de los señores del norte me suenan a humo en los ojos.

Traidores o Emprendedores, La esquina caliente del Panamericano

Resultado de imagen para panamericanos 2015 cuba

– Los atletas que desertaron y abandonaron su equipo poniéndolo en desventaja, no merecen ser contratados por ningún equipo del mundo, es simple, demostraron que si traicionan una vez a sus compañeros, a su camiseta, lo harán de nuevo, por ejemplo esos cabrones, son los más propensos a vender un juego, usar sustancias prohibidas.

– Eso es que tu dices es muy absoluto, pero es verdad que no debieron abandonar a su equipo, mira si quieren emigrar, oye que emigren, pero eso de joder a los demás, no eso no me gusta. Lo que pasa es que ahora la gente piensa que la política migratoria contra Cuba va a cambiar, y a los cubanos no les van a seguir dando las ventajas que les han dado hasta ahora en los Estados Unidos, por eso tienen prisa en irse para que el cambio nos coja del lado de acá y les pase como a los mejicanos o a los colombianos que tienen que morder el cordoban para que los acepten en la yuma. y por otro lado mucha culpa tiene también el gobierno de Cuba por su mala administración del deporte.

– Mala administración del deporte, ah no me jodas, ¿tu sabes cuanto cuesta una canoa deportiva, una pértiga, una arco, una pistola de competencia? nada de eso lo compra la familia o el deportista, lo compra el estado, ese mismo que tiene que comprar la comida y el combustible para todo un pueblo, a pesar del cerco económico,

– Pero ese es el problema, que profesionalice el deporte…
– ¿Por qué?, el deporte es un derecho de la gente, que mierda de país queremos construir si hacemos eso, hasta el fundador del olimpísmo el francés ese..no me acuerdo el nombre, dijo que el deporte era fraternidad, paz, amistad, no mercancía. Durante años, las federaciones aficionadas impedían a los profesionales asistir a las Olimpiadas, es más si descubrían que un atleta asistió a un evento pagado lo suspendían.

– Mi hermano pero eso cambió, ahora es otro el mundo, todo es un negocio, tu ves los de la FIFA, son unos bandidos, hasta las reglas de los juegos las cambian para hacerlos más espectaculares y televisables para ganar dinero. La gente sufriendo porque perdió o ganó tal equipo de fútbol, eso es pura fachada, detrás de hay millones de dólares, si se afecta el bissnes el equipo tiene que entrar en caja y mira Cuba tiene que adaptarse a ese mundo o se jode.

– Pues que se joda, para mi un cuarto lugar en los panamericanos, con los cojonuces que no traicionan, tiene más valor. Cómo podemos formar a los niños, si aman a un tipo por su dinero y no por sus hazañas deportivas.

– Pero no te entiendo, es como si vivieras en 1970, nosotros nos acostumbramos a ganar, a noquear, ahora nos patean el trasero y nos duele.

– En todas partes hay migración de atletas, cuantos ingleses, de Canada, de EEUU, o de Europa, se van de los países pobre, coño nos roban las riquezas incluido a los atletas, es que los países pobre no tienen derecho a tener un campeón olímpico, solo los ricos. eso es una mierda.

-Será una mierda pero es el mundo en que vivimos, y no solo es esos son problemas, en Cuba tenemos problemas, el INDER es una organización fallida, y tu lo sabes bien, todo el mundo lo sabe en aquí.
Resultado de imagen para panamericanos 2015 cuba

– A lo mejor es verdad, las políticas y la administración del INDER y de los comisionados es fallida, yo al menos el de béisbol ya lo hubiera mandado a cortar caña, pero ¿eso arreglaría las cosas?, eso es una parte del problema, hay otros, son muchos los problemas, mira el caso de los entrenadores, ahí hay otro ejemplo de por que no tenemos más medallas, ¿Ya tu sacaste la cuenta de cuantos entrenadores cubanos ganaron medallas con sus atletas, representando otras naciones? no los que se fueron, los que están en colaboración, una pila, Eso es verdadero sentido humanista, yo te mando un entrenador y tu me ganas la medalla, bueno así es la vida.

– Si en eso tienes razón, no tengo el dato, pero deben ser unos cuantos. La verdad a mi me dolío mucho ese cuarto lugar, los medios de prensa de afuera, echándole en cara a Cuba los cabrones que se fueron, como si los cubanos somos culpables de las miserias de la naturaleza humana.

– Es mucha la presión, quitarle un pelotero a Cuba es un mérito, aunque no juegue, o juegue mal. Si juega bien, si gana en las grandes ligas, entonces se lo tieran arriba a Cuba con la propaganda, que si Aroldis Chatman ganó un récord de ponches, o si José Dariel Abreu fue el novato del año en la MLB y ganó no se cuantos millones. Es como un chantaje para lo que se prestan esos mierdas, “mira que buenos son tus peloteros, mira cuanto dinero les pago, jódete, ustedes no quieren ser anti capitalistas jodanse”
Grandes Ligas: Aroldis Chapman hace historia con 500 ponches
– Si estos problemas, la falta de equipamiento, los problemas económicos, los malos manejos del INDER y el gobierno, que el instituto no es independiente, la atención a los atletas, los líos de los hijoeputas que no nos dejan jugar fuera sin que los atletas se vayan definitivamente, en fin si esas cosas no se arreglan, el próximo Panamericano terminamos en el 10mo lugar.

– Te falta el trabajo político, si no me miren así, yo no renuncio a formar atletas que prefieran ganar para Cuba la medalla aunque ganen poco dinero, a atletas que se vendan al que más pague, no señor eso hay que hacerlo con trabajo político, con convencimiento, con amor a la camiseta, que los atletas los quieran en el barrio, sean héroes en su terruño, asere hay cosas que el dinero no compra.

– Está bien si tu crees que seo funciona, pues que le metan, pero que lo hagan de otra manera, no con muelas políticas de hace treinta años, que cambien el libreto. La verdad yo quiero ganar limpio, pero este es un mundo demasiado sucio, mi hermano, y todo lo contamina.

¿Neutralizó a Cuba las relaciones con EEUU?

En el sitio web de la Red Voltair, el fundador de esa institución Thierry Meyssan hace un análisis sobre los resientes acuerdos entre EEUU e Iran en relación con el diferendo nuclear. El respetado analista francés apunta: “Después de haber neutralizado la oposición de Cuba, la neutralización de la oposición de Irán constituye un golpe maestro de Barack Obama ya que aísla a Rusia y China”. ¿A qué exactamente se refiere Meyssan con ese detalle de “Después de haber neutralizado la oposición de Cuba”? ¿Los EEUU han neutralizado la oposición de Cuba? A partir del 17/D la nación cubana dejó de tomar partido en torno a los problemas mundiales para no contradecir al “nuevo amigo”?

Si esa fue la opinión que insinuó el señor Meyssan en su comentario me temo que debo disentir y considerar cuando más impropia o errada su opinión. La única manera que tiene EEUU de “neutralizar a Cuba” es destruyendo la Revolución. La única manera que Cuba, su gobierno y su pueblo, no tomen partido de manera militante en las injusticias que ocurren en el mundo las cuales se generan en el injusto orden mundial que promueve el imperialismo, sería si se restaurara en Cuba el matrimonio feliz que existió antes de 1959 entre los gobernantes cubanos y los norteamericanos. Pero eso es un puro sueño, o mejor aún una pesadilla.
El restablecimiento de las relaciones entre Cuba y EEUU no disuelve uno solo de los principios sobre los que se sostiene el estado revolucionario a lo interno, o en su política exterior. La intervención del canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla que dejó abierta la embajada cubana en Washington desde su introducción y para que no quede la menor duda afirma: “Hemos llegado aquí gracias a la conducción firme y sabia del líder histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz, a cuyas ideas siempre guardaremos lealtad suprema.” No se puede olvidar que EEUU y su presidente Obama decidieron llega a un acuerdo razonable con el estado y el gobierno que derrotó a la tiranía de Fulgencio Batista y a todos y cada uno de los intentos de agresión de todo tipo provenientes, en su mayoría, de territorio norteamericano y con el gobierno y el pueblo que mantiene como coordenada de orientación y guía el pensamiento y la obra de Fidel Castro, quien por cierto sigue vivo.

Esa declaración de principios en el corazón de la capital norteamericana estuvo antecedida por cada una de las intervenciones del presidente cubano Raúl Castro en las que ratificó los principios de alineación de Cuba con las causas de los desposeídos de todo el mundo y de sus aliados estratégicos en América Latina así como Rusia y China. En la Cumbre de las Américas, frente al propio presidente de los EEUU el líder cubano listó una por una las causas en las que participa junto a otros pueblos del mundo, comenzando por Venezuela, país que enfrenta una escalada de agresión por parte de los gobernantes gringos. “Debo reafirmar todo nuestro apoyo, de manera resuelta y leal, a la hermana República Bolivariana de Venezuela, al gobierno legítimo y a la unión cívico-militar que encabeza el Presidente Nicolás Maduro(…) que la Orden Ejecutiva sea derogada.” Más claro ni el agua.

Pero, esa mañana no fue el único desafío en el que Cuba se involucró, Ecuador y los ataques a su presidente, la situación con Argentina, los fondos buitres y la causa de las Malvinas, el orden mundial, la lucha por el medio ambiente y la hegemonía de los medios imperialistas de la comunicación sobre este último asunto dijo Raúl Castro: “No puede aceptarse que menos de una decena de emporios, principalmente norteamericanos —cuatro o cinco de siete u ocho—, determinen lo que se lee, ve o escucha en el planeta. Internet debe tener una gobernanza internacional, democrática y participativa, en especial en la generación de contenidos” Es el liderazgo de Cuba, alcanzado por la política del internacionalismo y de la colaboración con las naciones, por compartir lo que tiene, por ser a lo interno un ejemplo vivo de sobrevivencia digna sin acceso a FMI, el Banco Mundial y bloqueado por la mayor potencia global el que ha llevado al 17/D, sin desconocer por supuesto la voluntad política y el esfuerzo personal del presidente de los EEUU.
Por otro lado luego del 17/D no se han detenido ni uno solo de los programas de colaboración cubano con Rusia y China. Las visitas de alto nivel y las firmas de inversión, los acuerdos comerciales entre estas naciones han continuado, incluidas las referidas a la defensa, Cuba y Rusia adoptaron medidas para la modernización y el mantenimiento de los medios defensivos cubanos. El gobierno revolucionario declara actúa en lo que le corresponde según el derecho internacional en conflictos que transcurren en el mundo, cuyos puntos de partida separan a Cuba y EEUU, ejemplo de ello es lo acontecido en Ucrania y Grecia. Sobre la situación en el país helénico se pronunció en una carta a su presidente el propio Fidel Castro.
No es posible entonces considerar que los acuerdos de establecer relaciones entre las dos naciones, significan la neutralización de Cuba y su pueblo, si ese era el significado del comentario hecho por el señor Meyssan, Los cubanos seguimos siendo disidentes en este mundo donde la hegemonía del imperio arrastra al planeta a una probable autodestrucción. La única manera de sostener una relación Cuba – EEUU basada en el respeto y con ello impedir que sea una absorción o recolonización en vez de una relación entre iguales, es que los cubanos nos mantengamos unidos y fieles al pensamiento y la obra de la Revolución y como ya se ha dicho, los principios no se negocian.

Niños Amenazados

 

La madre siempre le dice lo mismo a Carlitos, cuando él se niega a comerse el último bocado de comida
-Cómetelo bebé que tú no sabes cuantos niños en el mundo no tienen ese poquito de comida y pasan hambre.
Carlitos ya se conoce de memoria el discursito y, cada vez que la madre lo repite, él piensa lo mismo.
– ¿Por qué no se lo dan a esos niño y me dejan a mí para que pueda irme por fin a jugar?
Todos los días es igual. Lo que el travieso chiquillo no sabe, ni tiene por que saberlo, es que su madre leva mucha razón. Son millones los chicos en el mundo que no tienen ni siquiera una cucharada de alimento para llevarse a la boca, y la contingencia diaria es una batalla campal contra el tiempo y la muerte.

Pero Carlitos está lejos de esos terribles dramas, él vive en una ciudad del centro de la isla de Cuba, su calle es antigua, llena de baches en las que se acumula el agua cuando llueve, donde las casas crecieron al principio del siglo, muchas están despintadas y con goteras, pero todos los niños van a la escuela, ninguno de ellos sabe lo que es el hambre, la guerra, las violaciones y los abusos, el secuestro o los niños soldados.

Esas realidades son la vergüenza del mundo moderno. En todos los continentes, y en la mayoría de los países millones de niños mueren antes de llegar a su primer año de vida, los que sobreviven, tienen una dura tarea por la existencia, que los obliga a desde muy pequeños a trabajos duros, entre los que muchas veces está la prostitución. Los civilizados primermundistas leen con toda tranquilidad en sus periódicos sobre estos sucesos, dan vuelta a la página y se entretienen en los deportes, las frivolidades, o las cotizaciones de la bolsa.

Hace mucho tiempo, por ejemplo, que el estado de Israel debió ser llevado a la justicia internacional debido a sus constantes matanzas de niños palestinos. Los secuestros, violaciones, asesinatos de los grupos extremistas que operan en África o en los países árabes, todos los cuales tienen orígenes comunes, aparecen en los reportes de noticias como las aventuras terribles de timos malos a lo Hollywood,  que sirven para justificar los, cada vez más crecientes presupuestos militares y no como una alarma mundial para acometer, de una vez y por todas, acciones para su  erradicación definitiva,  lo que incluiría por supuesto, distribución equitativa de la riqueza acumulada y la erradicación del hambre, la ignorancia y las muertes por enfermedades transmisibles de los ciudadanos de esas naciones.

Los miles de seres humanos que llegan como inmigrantes a Europa provenientes de África- entre los que van cientos de niños- no hacen más que seguir el rastro de las riquezas robadas a sus tierras. Bastaría que los habitantes de la Unión Europea, invirtieran adecuadamente un 30% del PIB conjunto de las naciones de la Zona Euro, en el desarrollo de infraestructuras económicas y de servicios de las naciones africanas, para que la inmigración decayera rápidamente. Eso sería un acto de justicia. No tienen los trajeados que privarse de mucho, basta que derrochen menos dinero en publicidad, en mantener a las inútiles monarquías, o en lo que malversan en la industria multimillonaria del fútbol profesional.

Con ello se conseguiría, por ejemplo, asegurar la atención de salud a las mujeres embarazadas y a los recién nacidos, de modo que se evite la muerte de más de un millón de niños antes de llegar al primer año de vida, según cifras de la UNICEF. Si las naciones se unen en serio y con verdadero interés de resolver el asunto, los grupos extremistas que asolan los países árabes y otras naciones del mundo, dejarían de existir en muy poco tiempo. Luego habría que exigirles a las oligarquías internacionales presididas por EEUU que dejen de una vez y por todas de fomentar, sostener y apoyar esos grupos, tal y como han hecho hasta ahora.

Annasis no supo leer ni escribir, nunca pudo ir a la escuela tenía la edad de Carlitos cuando debió ayudar a su madre en el campo. Secuestrada con otras niñas por el grupo terrorista que aterrorisa su país, fue violada por una turba de soldados, vendida a un tratante que la cambió por recursos de intendencia militar, llegados de los abundantes remanentes que entregó EEUU y la OTAN, a los mercenarios libios que se combatieron a Ghadafi. El tipo que la compró, la llevó a un campo de entrenamiento en el que a fuerza de golpes la enseñaron a disparar con un kalashnikov – por cierto del mismo alijo que sirvió para negociar su esclavitud- Con el tiempo la convirtieron en una guerrillera suicida. Annasis cumplió los 11 años, dos días antes que un bombardeo de aviones conjuntos egipcios y norteamericanos, hiciera volar por los aires la trinchera donde ella se refugiaba.

A la pequeña muerta la sustituyeron con otras provenientes de los mismos lugares. La vida de esos niños sigue haciendo sonar las cajas registradoras de las economías primermundistas. Las cuentas bancarias de los extremistas del ISIS y otros afines, están bien custodiadas en los bancos del primer mundo, muy lejos de los centros de terror. Ese dinero mantiene con solvencia a los criminales que cada día esclavizan, violan, matan a miles de niños y niñas o los vuelven soldados y carne de cañón. Para los dueños de las riquezas mundiales esos chicos son productos desechables que nada valen. En los términos pragmáticos y maltusianos que mueven el capitalismo salvaje imperante, los peques como Annasis no tienen derecho a la repartición de los bienes y los alimentos existentes en el mundo.

Para quedar bien con sus religiosas conciencias, los señores del poder no se pierden ninguna de las divertidas y glamurosas fiestas de caridad que organizan sus damas. Además, las tómbolas, permiten enmascarar las conspiraciones contra los estados que se revelan al orden establecido. Mientras toman Champán, pueden organizar las agresiones mediáticas contra Venezuela o Ecuador, crear campañas de difamación para socavar el apoyo a la presidenta de Argentina y de Brasil, buscar alternativas para conseguir más legitimación a los neofascistas que encabeza el rey del chocolate gobernante de Ucrania, sabotear la economía rusa, apretar las clavijas a los griegos, o coordinar premios para los opositores cubanos.

Ese es el mundo en que vivimos, pero Carlitos, el impaciente y travieso chiquillo cubano que por ir a jugar no quiere terminar su comida, nada sabe de él. Durante más de cincuenta años en su país los niños han sido y son lo más importante. Carlitos tampoco sabe nada de los cambios, las amenazas y las fortalezas que auguran estos tiempos para su tranquilo país. Especialmente ahora, que muchos sueltan fuegos de artificio ante la mano enguantada tendida desde el norte. Quiera la lucidez de su pueblo que los terrores de otros pueblos no le envenenen la infancia a Carlitos y los hijos y nietos que una vez tendrá.

 

Brutalidad Policial

Pensar que la policia de ese pais estaba destinada por el Plan Bush para asesorar la policía cubana en lo que ellos llaman etapa post Castro.

¿Venezuela? ¿Cuba? ¡NO! ¡EEUU!: 15.000 asesinatos por brutalidad policial en los últimos 15 años   

552718f2c46188a4448b460a

tomado de Kaos en la Red
Un mapa interactivo revela datos sobre 5.600 personas que murieron en EE.UU. a causa de la brutalidad policial en los últimos 15 años. No obstante, son apenas el 35% del total de víctimas reales, con lo que la cifra total se iría por encima de los 15.000 asesinatos. Al mismo tiempo, la gran mayoría de los 5.600 casos fueron provocados por armas de fuego usadas por los agentes

Un mapa interactivo revela datos sobre 5.600 personas que murieron en EE.UU. a causa de la brutalidad policial en los últimos 15 años. No obstante, son apenas el 35% del total de víctimas reales, con lo que la cifra total se iría por encima de los 15.000 asesinatos. Al mismo tiempo, la gran mayoría de los casos fueron provocados por las armas de fuego de los agentes policiales. Este es el país que va dando lecciones de Derechos humanos por el mundo, y en especial a países como Venezuela o Cuba. Hipocresías máxima.

Los últimos casos de brutalidad policial de EE.UU. que se cobraron la vida de los afroamericanos Walter Scott, Eric Garner o Michael Brown, son solo algunos de los miles acontecidos en los últimos 15 años. El portal Vox ha creado un mapa interactivo que muestra los homicidios cometidos por policías estadounidenses a partir del año 2000, gracias a una base de datos de la ONG Fatal Encounters.

La inmensa mayoría de los 5.600 casos fueron provocados por armas de fuego usadas por los agentes, que están reflejadas con puntos rojos en el mapa. Al mismo tiempo, hay un gran número de muertes registradas por choques de vehículos (puntos azules), el uso de armas paralizantes (verde claro) y por asfixia (naranja).

Sin embargo, el mapa no es perfecto, advierte el portal, ya que no abarca todos los casos mortales de la brutalidad policial. Según el director de Fatal Encounters, los datos recogidos por ONG y reflejados en el mapa representan un tan solo 35% de todas las muertes relacionadas con el uso de la fuerza por parte de los agentes policiales de EE.UU.

muertes brutalidad policial en eeuu

Discurso de Raúl Castro en La Cumbre de Panamá

Raúl Castro: "No dejaremos que se nos deslumbre ni colonice otra vez" (Discurso)DISCURSO DEL GENERAL DE EJÉRCITO RAÚL CASTRO RUZ, PRSIDENTE DE LOS CONSEJOS DE ESTADO Y DE MINISTROS DE LA REPÚLICA DE CUBA EN LA CUMBRE DE LAS AMÉRICAS. Panamá, 10 y 11 de abril de 2015

Excelentísimo Señor Juan Carlos Varela, Presidente de la República de Panamá:

Presidentas y Presidentes, Primeras y Primeros Ministros:

Distinguidos invitados:

Agradezco la solidaridad de todos los países de la América Latina y el Caribe que hizo posible que Cuba participara en pie de igualdad en este foro hemisférico, y al Presidente de la República de Panamá por la invitación que tan amablemente nos cursara. Traigo un fraterno abrazo al pueblo panameño y a los de todas las naciones aquí representadas.

Cuando los días 2 y 3 de diciembre de 2011  se creó la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en Caracas, se inauguró una nueva etapa en la historia de Nuestra América, que hizo patente su bien ganado derecho a vivir en paz y a desarrollarse como decidan libremente sus pueblos y se trazó para el futuro un camino de  desarrollo e integración, basada en la cooperación, la solidaridad y la voluntad común de preservar la independencia, soberanía e identidad.

El ideal de Simón Bolívar de crear una “gran Patria Americana” inspiró verdaderas epopeyas independentistas.

En 1800, se pensó en agregar a Cuba a la Unión del norte como el límite sur del extenso imperio. En el siglo XIX, surgieron la Doctrina del Destino Manifiesto con el propósito de dominar las Américas y al mundo, y la idea de la Fruta Madura para la gravitación inevitable de Cuba hacia la Unión norteamericana, que desdeñaba el nacimiento y desarrollo de un pensamiento propio y emancipador.

Después, mediante guerras, conquistas e intervenciones, esta fuerza expansionista y hegemónica despojó de territorios a Nuestra América y se extendió hasta el Río Bravo.

Luego de largas luchas que se frustraron, José Martí organizó la “guerra necesaria” y creó el Partido Revolucionario Cubano para conducirla y fundar una República “con todos y para el bien de todos” que se propuso alcanzar “la dignidad plena del hombre”.

Al definir con certeza y anticipación los rasgos de su época, Martí se consagra al deber “de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América”.

Nuestra América es para él la del criollo, del indio, la del negro y del mulato, la América mestiza y trabajadora que tenía que hacer causa común con los oprimidos y saqueados. Ahora, más allá de la geografía, este es un ideal que comienza a hacerse realidad.

Hace 117 años, el 11 de abril de 1898, el entonces Presidente de los Estados Unidos solicitó al Congreso autorización para intervenir militarmente en la guerra de independencia, ya ganada con ríos de sangre cubana, y este emitió su engañosa Resolución Conjunta, que reconocía la independencia de la isla “de hecho y de derecho”. Entraron como aliados y se apoderaron del país como ocupantes.

Se impuso a Cuba un apéndice a su Constitución, la Enmienda Platt, que la despojó de su  soberanía, autorizaba al poderoso vecino a intervenir en los asuntos internos y dio origen a la Base Naval de Guantánamo, la cual todavía usurpa parte de nuestro territorio. En ese periodo, se incrementó la invasión del capital norteño, hubo dos intervenciones militares y el apoyo a crueles dictaduras.

Predominó hacia América Latina la “política de las cañoneras” y luego del “Buen Vecino”. Sucesivas intervenciones derrocaron gobiernos democráticos e instalaron terribles dictaduras en 20 países, 12 de ellas de forma simultánea, fundamentalmente en  Sudámerica. que asesinaron a cientos de miles de personas. El Presidente Salvador Allende nos legó un ejemplo imperecedero.

Hace exactamente 13 años, se produjo el golpe de estado contra el entrañable Presidente Hugo Chávez Frías que el pueblo derrotó. Después, vino el golpe petrolero.

El 1ro de enero de 1959, 60 años después de la entrada de los soldados norteamericanos en La Habana, triunfó la Revolución cubana y el Ejército Rebelde comandado por Fidel Castro Ruz llegó a la capital.

El 6 de abril de 1960, apenas un año después del triunfo, el subsecretario de estado Léster Mallory escribió en un perverso memorando, desclasificado decenas de años después, que “la mayoría de los cubanos apoya a Castro… No hay una oposición política efectiva. El único medio previsible para restarle apoyo interno es a través del desencanto y el desaliento basados en la insatisfacción y las penurias económicas (…) debilitar la vida económica (…) y privar a Cuba de dinero y suministros con el fin de reducir los salarios nominales y reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.

Hemos soportado grandes penurias. El 77% de la población cubana nació bajo los rigores que impone el bloqueo. Pero nuestras convicciones patrióticas prevalecieron. La agresión aumentó la resistencia y aceleró el proceso revolucionario. Aquí estamos con la frente en alto y la dignidad intacta.

Cuando ya habíamos proclamado el socialismo y el pueblo había combatido en Playa Girón para defenderlo, el Presidente Kennedy fue asesinado precisamente en el momento en que el líder de la Revolución cubana Fidel Castro recibía un mensaje suyo buscando iniciar el diálogo.

Después de la Alianza para el Progreso y de haber pagado varias veces la deuda externa sin evitar que esta se siga multiplicando, se nos impuso un neoliberalismo salvaje y globalizador, como expresión del imperialismo en esta época, que dejó una década perdida en la región.

La propuesta entonces de una “asociación hemisférica madura” resultó el intento de imponernos el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), asociado al surgimiento de estas Cumbres, que hubiera destruido la economía, la soberanía y el destino común de nuestras naciones,  si no se le hubiera hecho naufragar en el 2005, en Mar del Plata, bajo el liderazgo de los Presidentes Chávez, Kirchner y Lula. Un año antes, Chávez y Fidel habían hecho nacer la Alternativa Bolivariana, hoy Alianza Bolivariana Para los Pueblos de Nuestra América.

Excelencias:

Hemos expresado y le reitero ahora al Presidente Barack Obama nuestra disposición al diálogo respetuoso y a la convivencia civilizada entre ambos Estados dentro de nuestras profundas diferencias.

Aprecio como un paso positivo su reciente declaración de que decidirá rápidamente sobre la presencia de Cuba en una lista de países patrocinadores del terrorismo en la que nunca debió estar.

Hasta hoy, el bloqueo económico, comercial y financiero se aplica en toda su intensidad contra la isla, provoca daños y carencias al pueblo y es el obstáculo esencial al desarrollo de nuestra economía. Constituye una violación del Derecho Internacional y su alcance extraterritorial afecta los intereses de todos los Estados.

Hemos expresado públicamente al Presidente Obama, quien también nació bajo la política de bloqueo a Cuba y al ser electo la heredó de 10 Presidentes, nuestro reconocimiento por su valiente decisión de involucrarse en un debate con el Congreso de su país para ponerle fin.

Este y otros elementos deberán ser resueltos en el proceso hacia la futura normalización de las relaciones bilaterales.

Por nuestra parte, continuaremos enfrascados en el proceso de actualización del modelo económico cubano con el objetivo de perfeccionar nuestro socialismo, avanzar hacia el desarrollo y consolidar los logros de una Revolución que se ha propuesto “conquistar toda la justicia”.

Estimados colegas:

Venezuela no es ni puede ser una amenaza a la seguridad nacional de una superpotencia como los Estados Unidos. Es positivo que el Presidente norteamericano lo haya reconocido.

Debo reafirmar todo nuestro apoyo, de manera resuelta y leal, a la hermana República Bolivariana de Venezuela, al gobierno legítimo y a la unión cívico-militar que encabeza el Presidente Nicolás Maduro, al pueblo bolivariano y chavista que lucha por seguir su propio camino y enfrenta intentos de desestabilización y sanciones unilaterales que reclamamos sean levantadas, que la Orden Ejecutiva sea derogada, lo que sería apreciado por nuestra Comunidad como una contribución al diálogo y al entendimiento hemisférico.

Mantendremos nuestro aliento a los esfuerzos  de la República Argentina para recuperar las Islas Malvinas, las Georgias del Sur y las Sandwich del Sur, y continuaremos respaldando su legítima lucha en defensa de  soberanía financiera.

Seguiremos apoyando las acciones de la República del Ecuador frente a las empresas transnacionales que provocan daños ecológicos a su territorio y pretenden imponerle condiciones abusivas.

Deseo reconocer la contribución de Brasil, y de la Presidenta Dilma Rousseff, al fortalecimiento de la integración regional y al desarrollo de políticas sociales que trajeron avances y beneficios a amplios sectores populares las cuales, dentro de la ofensiva contra diversos gobiernos de izquierda de la región, se pretende revertir.

Será invariable nuestro apoyo al pueblo latinoamericano y caribeño de Puerto Rico en su empeño por alcanzar la autodeterminación e independencia, como ha dictaminado decenas de veces el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas.

También continuaremos nuestra contribución al proceso de paz en Colombia.

Debiéramos todos multiplicar la ayuda a Haití, no sólo mediante asistencia humanitaria, sino con recursos que le permitan su desarrollo, y apoyar que los países del Caribe reciban un trato justo y diferenciado en sus relaciones económicas, y reparaciones por los daños provocados por la esclavitud y el colonialismo.

Vivimos  bajo la amenaza de enormes arsenales nucleares que debieran eliminarse y del cambio climático que nos deja sin tiempo. Se incrementan las amenazas a la paz y proliferan los conflictos.

Como expresó entonces el Presidente Fidel Castro, “las causas fundamentales están en la pobreza y el subdesarrollo, y en la desigual distribución de las riquezas y los conocimientos que impera en el mundo. No puede olvidarse que el subdesarrollo y la pobreza actuales son consecuencia de la conquista, la colonización, la esclavización y el saqueo de la mayor parte de la Tierra por las potencias coloniales, el surgimiento del imperialismo y las guerras sangrientas por nuevos repartos del mundo. La humanidad debe tomar conciencia de lo que hemos sido y de lo que no podemos seguir siendo. Hoy nuestra especie ha adquirido conocimientos, valores éticos y recursos científicos suficientes para marchar hacia una etapa histórica de verdadera justicia y humanismo. Nada de lo que existe hoy en el orden económico y político sirve a los intereses de la humanidad. No puede sostenerse. Hay que cambiarlo”, concluyó Fidel.

Cuba seguirá defendiendo las ideas por las que nuestro pueblo ha asumido los mayores sacrificios y riesgos y luchado, junto a los pobres, los enfermos sin atención médica, los desempleados, los niños y niñas abandonados a su suerte u obligados a trabajar o a prostituirse, los hambrientos, los discriminados,  los oprimidos y los explotados que constituyen la inmensa mayoría de la población mundial.

La especulación financiera, los privilegios de Bretton Woods y la remoción unilateral de la convertibilidad en oro del dólar son cada vez más asfixiantes. Requerimos un sistema financiero transparente y equitativo.

No puede aceptarse que menos de una decena de emporios, principalmente norteamericanos, determinen lo que se lee, ve o escucha en el planeta. Internet debe tener una gobernanza internacional, democrática y participativa, en especial en la generación de contenidos. Es inaceptable la militarización del ciberespacio y el empleo encubierto e ilegal de sistemas informáticos para agredir a otros Estados. No dejaremos que se nos deslumbre ni colonice otra vez.

Señor Presidente:

Las relaciones hemisféricas, en mi opinión, han de cambiar profundamente, en particular en los ámbitos político, económico y cultural; para que, basadas en el Derecho Internacional y en el ejercicio de la autodeterminación y la igualdad soberana, se centren en el desarrollo de vínculos mutuamente provechosos y en la cooperación para servir a los intereses de todas nuestras naciones y a los objetivos que se proclaman.

La aprobación, en enero del 2014, en la Segunda Cumbre de la CELAC, en La Habana, de la Proclama de la América Latina y el Caribe como Zona de Paz, constituyó un trascendente aporte en ese propósito, marcado por la unidad latinoamericana y caribeña en su diversidad.

Lo  demuestra el hecho de que avanzamos hacia procesos de integración genuinamente latinoamericanos y caribeños a través de la CELAC, UNASUR,  CARICOM, MERCOSUR, ALBA-TCP, el SICA y la AEC, que subrayan la creciente conciencia sobre la necesidad de unirnos para garantizar nuestro desarrollo.

Dicha Proclama nos compromete a que “las diferencias entre las naciones se resuelvan de forma pacífica, por la vía del diálogo y la negociación u otras formas de solución, y en plena consonancia con el Derecho Internacional”.

Vivir en paz, cooperando unos con otros para enfrentar los retos y solucionar los problemas que, en fin de cuentas, nos afectan y afectarán a todos, es hoy una necesidad imperiosa.

Debe respetarse, como reza la Proclama de la América Latina y el Caribe como Zona de Paz, “el derecho inalienable de todo Estado a elegir su sistema político, económico, social y cultural, como condición esencial para asegurar la convivencia pacífica entre las naciones”.

Con ella, nos comprometimos a cumplir nuestra “obligación de no intervenir directa o indirectamente, en los asuntos internos de cualquier otro Estado y observar los principios de soberanía nacional, igualdad de derechos y la libre determinación de los pueblos”, y a respetar “los principios y normas del Derecho Internacional (…) y los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas”.

Ese histórico documento insta “a todos los Estados miembros de la Comunidad Internacional a respetar plenamente esta declaración en sus relaciones con los Estados miembros de la CELAC”.

Tenemos ahora la oportunidad para que todos los que estamos aquí aprendamos, como también expresa la Proclama, a “practicar la tolerancia y convivir en paz como buenos vecinos”.

Existen discrepancias sustanciales, sí, pero también puntos en común en los que podemos cooperar para que sea posible vivir en este mundo lleno de amenazas a la paz y a la supervivencia humana.

¿Qué impide, a nivel hemisférico, cooperar para enfrentar el cambio climático?

¿Por qué no podemos los países de las dos Américas luchar juntos contra el terrorismo, el narcotráfico o el crimen organizado, sin posiciones sesgadas políticamente?

¿Por qué no buscar, de conjunto, los recursos necesarios para dotar al hemisferio de escuelas, hospitales, proporcionar empleo, avanzar en la erradicación de la pobreza?

¿No se podría disminuir la inequidad en la distribución de la riqueza, reducir la mortalidad infantil, eliminar el hambre, erradicar las enfermedades prevenibles, acabar con el el analfabetismo?

El pasado año, establecimos cooperación hemisférica en el enfrentamiento y prevención del ébola y los países de las dos Américas trabajamos mancomunadamente, lo que debe servirnos de acicate para empeños mayores.

Cuba, país pequeño y desprovisto de recursos naturales, que se ha desenvuelto en un contexto sumamente hostil, ha podido alcanzar la plena participación de sus ciudadanos en la vida política y social de la Nación; una cobertura de educación y salud universales, de forma gratuita; un sistema de seguridad social que garantiza que ningún cubano quede desamparado; significativos progresos hacia la igualdad de oportunidades  y en el enfrentamiento a toda forma de discriminación; el pleno ejercicio de los derechos de la niñez y de la mujer; el acceso al deporte y la cultura; el derecho a la vida y a la seguridad ciudadana.

Pese a carencias y dificultades, seguimos la divisa de compartir lo que tenemos. En la actualidad 65 mil cooperantes cubanos laboran en 89 países, sobre todo en las esferas de la medicina y la educación. Se han graduado en nuestra isla 68 mil profesionales y técnicos, de ellos, 30 mil de la salud, de 157 países.

Si con muy escasos recursos, Cuba ha podido, ¿qué no podría hacer el hemisferio con la voluntad política de aunar esfuerzos para contribuir con los países más necesitados?

Gracias a Fidel y al  heroico pueblo cubano, hemos venido a esta Cumbre, a cumplir el mandato de Martí con la libertad conquistada con nuestras propias manos, “orgullosos de nuestra América, para servirla y honrarla… con la determinación y la capacidad de contribuir a que se la estime por sus méritos, y se la respete por sus sacrificios”.

Tomado de: CubaSi